506-2268-4217

San Luis de Santo Domingo de Heredia

triangle

Blog

Aprendizaje Cooperativo

Hoy en día existen en el ámbito educativo cientos de investigaciones sobre distintas formas de enseñanza. Pero el número de adeptos hacia el aprendizaje cooperativo ha aumentado enormemente sus filas gracias al Dr. Kaplan (1998) y su investigación que demuestra que el enriquecimiento intelectual y social de los educandos es mayor que utilizando los métodos tradicionales, donde la información era instruida a los alumnos unidireccionalmente.

 

Los detractores de este sistema han sido diezmados ante el éxito rotundo del aprendizaje cooperativo, que demuestra ampliamente que los educandos no solo reciben la información de los planes de estudio estipulados, sino se les inculcan destrezas no contenidos en estos, tales como liderazgo, conciencia comunitaria y social, cooperación mutua en el sentido laboral, y  sentido de pertenencia.

Tanto las evidencias de la práctica como la validación de los estudios que se han hecho, nos informan de que el aprendizaje cooperativo es una metodología que aporta una mejora significativa del aprendizaje de todos los alumnos que se implican en él, en términos de:

  • Motivación por la tarea
  • Actitudes de implicación y de iniciativa
  • Grado de comprensión de lo que se hace i del porqué se hace
  • Volumen de trabajo realizado
  • Calidad del mismo
  • Grado de dominio de procedimientos y conceptos
  • Relación social en el aprendizaje

 

La investigación muestra que los alumnos pueden tener más éxito que el propio profesor para hacer entender ciertos conceptos a sus compañeros. La razón fundamental de este hecho es que los compañeros están más cerca entre sí por lo que respecta a su desarrollo cognitivo y a la experiencia en la materia de estudio. Se ha demostrado que no sólo el compañero que aprende se beneficia de la experiencia, también el estudiante que explica la materia a sus compañeros consigue una mayor comprensión.

La utilización de grupos cooperativos en clase, especialmente si los grupos son heterogéneos, es un mecanismo ideal para aprovechar el potencial del aprendizaje entre compañeros. Además, se ha comprobado que el uso de grupos en clase aumenta la probabilidad de que los estudiantes se reúnan fuera de clase para continuar estudiando juntos. El miedo a hablar en público, que muchos estudiantes manifiestan, puede dificultar el desarrollo de su capacidad de expresión oral. El trabajo cooperativo en grupos pequeños puede ofrecer un escenario más confortable y amigable para dar los primeros pasos.

 

A pesar de ser uno de los objetivos de aprendizaje más habituales, no es frecuente ver planes docentes concretos para el desarrollo de la capacidad de liderazgo. El trabajo en grupo ofrece a los estudiantes la oportunidad de escribir para una audiencia que habla su mismo lenguaje. Cuando los estudiantes escriben para los profesores, con frecuencia, lo hacen de forma poco natural y forzada. La escritura para los compañeros es el primer paso para el desarrollo de una escritura más académica.

 El aprendizaje cooperativo motiva a los estudiantes a perseguir objetivos comunes, y estimula a que se preocupen más por los demás, en contraposición con una actitud más individualista y egocéntrica. Es una pedagogía para la democracia, que otorga el poder a los estudiantes y no tanto a una figura autoritaria (el profesor). Además, permite desarrollar habilidades de carácter cívico, como son: dialogar, adoptar múltiples perspectivas de las cosas, juzgar de forma colectiva, y actuar de forma colectiva en asuntos de interés común.

Ahora nuestra institución está en el camino para prepararse he instruirse de cómo adaptar esta metodología para seguir proporcionando el mejor nivel académico y social para nuestros hijos.

 

                                                                                  Carlos H. Sanguinetti

Escriba un comentario